Entrevistamos a Mamut Cómics, de Bang Ediciones

Entrevista Mamut Cómics

Empezamos la semana con una nueva entrevista. Nuestros amigos de Mamut Cómics han sacado un hueco para charlar con nosotros sobre su genial proyecto.

Nos hace especial ilusión conocerles mejor ya que les tenemos un gran cariño. Una de las razones por las que nuestro hijo Mayor se ha convertido en un gran lector es precisamente porque les descubrimos, ¡hace unos años no pensábamos que pudieran existir cómics adecuados para niños tan pequeños! Estos cómics en buena medida “tienen la culpa” de que nuestro hijo Mayor descubriera que leer es MUY divertido.

En fin, como ese no es el tema que hoy nos ocupa, estas son nuestras preguntas a Stef, su gerente:

1.- ¿Cuándo y por qué nace Cómics Mamut? ¿Cuál era vuestro objetivo?

Es una gran ilusión saber que gracias a Mamut vuestro hijo mayor se haya convertido en un gran lector. En realidad, ese es el motor principal de la colección: hacer que los niños lean.

Muchos libros tienen mucho poder y si pasas al lado, vas cojo por la vida, o eso creo yo. Nuestros libros Mamut no tienen ninguna pretensión de aprendizaje, ni de autoayuda, ni son didácticos, ni nada de eso, pero sí que son divertidos, y eso es clave para que el niño lea y que le sea cada vez más fácil leer, para cuando tenga que atacar un libro más arduo, la lectura en sí no sea un freno.

Mentiría si dijera que fue el objetivo de la colección al principio cuando la creamos en 2008. El objetivo entonces era sacar cómics para niños simplemente porque había poca o más bien ninguna creación para esta franja de edad y como jóvenes padres, ¡queríamos libros bonitos pero adaptados a edades precisas!

Teníamos claro que queríamos hacer libros artísticos con autores que nos conmueven. Pero hacer un cómic para un niño de 3 o 4 años es una tarea muy difícil, aunque parezca sencilla. Tuvimos que armarnos de paciencia y trabajar mucho pero poco a poco, naturalmente, sale a la luz todo lo que te empeñaste a ofrecer: cómics divertidos para lectores curiosos, nuestro lema.

 

2.- ¿Cuáles fueron los primeros títulos que publicasteis? ¿Qué acogida tuvieron? ¿Fue complicado darse a conocer?

El primer título que sacamos fue La Caca Mágica de Sergio Mora, un pintor muy reconocido, pero es un resumen demasiado breve para este gran artista que vive en Barcelona. Aunque parezca un título escatológico ¡es la obra más poética del catálogo!

Justo después publicamos a Ed y Maxi Luchini, los directores y co-creadores de la colección con los emblemáticos Manu en la playa y Federico, también en la sección 3+ (para niños a partir de 3 años). Al mismo tiempo, sacamos Puck el gnomo, Miga y Astro-ratón.

Tuvimos una acogida muy positiva por parte de la prensa y del mundo del cómic, pero Bang era una editorial pequeña y pocos nos conocían. Aunque eso es normal, dar a conocer una editorial necesita tiempo, dinero y contactos. Nosotros solo teníamos tiempo, por lo que nos armamos de paciencia y perseverancia. Más de una vez estábamos a punto de cerrar. Y aquí damos las gracias a los autores que han sido también pacientes en más de una ocasión para cobrar sus derechos.

 

3.- ¿Cómo es el día a día de vuestro trabajo? ¿Cuántas personas trabajáis en Cómics Mamut? ¿Cómo os organizáis?

Somos cuatro socios, pero hoy en día solo Maxi y yo trabajamos para la editorial. Maxi está en Argentina y yo en Barcelona, por lo que trabajamos por mail, whatsapp y nos hacemos reuniones Skype. Contamos con la ayuda de una agente exterior que nos gestiona la venta de los derechos por el mundo. Acogemos también becarios que vienen de Barcelona o de Francia, principalmente de dos escuelas en concreto. Maxi se encarga de la dirección artística y yo de todo el resto.

 

4.- Cuando pensamos en literatura infantil solemos pensar en álbum ilustrado, que quizá ahora mismo sea el formato de más éxito y el más “respetado”, ¿es difícil abrirse un hueco en el mercado con cómics para niños?

Abrir mercado siempre es complicado, por varias razones. La primera es que el público no se espera encontrarse con este tipo de libro, no lo conoce, no lo busca. Y cuando lo conoce y lo busca, no lo encuentra porque la librería no lo conoce o peor, lo discrimina. Eso fue una etapa muy agotadora y larga, sin embargo, cada año vimos que ganábamos audiencia, por parte de las bibliotecas, las librerías, el público y ahora los centros educativos.

Es verdad que el mundo de la edición infantil está liderado por el álbum ilustrado y tiene sentido si miramos los 30 años que acaban de pasar: coste de producción a la baja, aumento de la oferta en este sector, boom de los gastos a esta franja de edad, libro regalo típico, rapidez de ejecución para el autor (¡realizar un cómic es mucho más largo!), rotación rápida de títulos para la editorial, venta de derechos mundiales (todos los países leen álbum ilustrados, no es el caso del cómic).

Por supuesto, eso es el punto de vista profesional, pero no hay que olvidar que son historias a menudo muy monas, con ilustradores con mucho talento, un recuerdo de padre de un momento muy tierno con su hijo, ¡cómo no puede triunfar! El cómic que proponemos tiene un propósito más: ¡el aprendizaje de la lectura de forma autónoma a partir de 3 años, pero siempre con diversión! ¡Aunque también se puede leer acompañado!

 

5.- Organizáis talleres, exposiciones y en la web ofrecéis fichas pedagógicas de alguno de vuestros cómics. ¿Es esta parte, la de la interacción con el lector, la mejor parte de vuestro trabajo?

Las fichas pedagógicas son hechas con frecuencia por los profesores, nosotros proponemos ideas con algunos de nuestros libros como ejemplo de todo lo que se puede llegar a realizar con los niños gracias a los cómics.

Sin embargo, no es nuestra meta principal, nosotros, me repito: ¡creamos lecturas con diversión asegurada! Y ésta es la mejor parte de nuestro trabajo: crear lectores.

Los talleres reemplazan las presentaciones. Para nosotros no tiene sentido presentar un libro para niños, sí hacer un taller con ellos alrededor del libro. Es la manera más sensata que hemos pensado para promover el libro a este público. Y además es un momento muy divertido porque los niños son muy divertidos.

 

6.- ¿Cuáles son vuestros objetivos para los próximos años?

Queremos que Mamut llegue a las manos de más niños en España, pero también en el planeta.

Soñamos con seguir trabajando con los autores que nos han ayudado y poder pagarlos mejor y más para que se puedan dedicar a dibujar cómics en lugar de otras cosas que no les gustan.

Que el cómic, el tebeo, historieta, novela gráfica poco importa cómo lo llamemos, ya no sea un género despreciado. Poder seguir trabajando con gusto tal y como lo hacemos ahora, sobretodo eso, en realidad el objetivo no es el destino sino el viaje.

 

7.- Nos encantaría que nos contarais un poquito más acerca de cuál es el proceso que seguís para publicar uno de vuestros cómics. ¿Cómo nace la idea? ¿Cómo se plantea sobre papel? ¿Qué tiempo de trabajo puede llevar conseguir que un libro llegue a las librerías?

¡Puede ser 4 meses como años! Depende de cómo esté de avanzado el proyecto que nos presente el autor. En caso de que esté todo hecho y que nos guste, puede ir muy de prisa, aunque siempre tenemos que avisar con un mínimo de 4 meses nuestra programación a la distribuidora. Y coincidir con la época y con nuestras novedades también.

 

8.- Para los que estamos enamorados de la literatura infantil, ¿este trabajo es tan bonito como parece? ¿cuál es la mejor parte y cuál es la peor?

Sí lo es, de verdad. Trabajar en la edición en sí es algo muy bonito, poder ayudar a un autor lo que lleva dentro, a veces durante años, es como ver nacer a un ser vivo. Acompañar la vida del libro también lo es, leer comentarios de lectores que lo han reseñado o que lo recuerdan como una pieza maestra de su construcción emocional es una alquimia mágica. Los encuentros con las personas que habitan este mundo también es una parte bonita de este trabajo.

La peor parte es hacer las cuentas, tener dificultades para llegar a final de mes a veces, a menudo, no poder sacar todos los títulos que te propones por falta de tiempo.

 

9.- Próximamente vais a publicar un libro de Ingrid Chabbert en vuestra colección Wistiti (mitad cómic, mitad cuento) ¿Qué nos podéis contar de esta experiencia? ¿Cómo ha sido trabajar con ella?

Sí, ya ha salido en realidad, se trata de Pelea en el cole, con la ilustradora Cécile Bonbon. A primera vista, no lo veía porque no queremos violencia gratuita en nuestros libros, pero conocía a Ingrid y confía en que resultaría interesante. Ingrid tiene experiencia y a la vez sus historias son frescas y divertidas. Ya nos había gustado mucho su Diario de una mocosa. Es un placer trabajar con ella.

 

10.- ¿Qué novedades llegarán en 2017 para sorprendernos?

Esta primavera, tenemos una nueva serie para los 6+, Lily Mega Mosca del genial Pep Brocal. Es un tipo de oda ecológica con mucha acción y risas. De paso, si los chicos se conciencian de nuestro impacto químico sobre nuestro entorno, mejor. También, ¡cada día, hago una ofrenda a madre Tierra para que el tomo II de Cecilia Van Helsing salga ya – si me lees Julio… ;-)!

Por supuesto, seguiremos con las series ya empezadas y estamos trabajando en una nueva colección que hace une incursión en el mundo musical con dos autores españoles que nos da mucha ilusión. Para los adultos, sacaremos dos títulos sobre la vida del escritor William Burroughs, empezaremos una colección de humor llamada Bananas y una obra llamada Misantropía dura de Santiago Bará que nos ha llamado mucho la atención. ¡Cuánta faena!

 

11.- Si hay algo que os apetezca compartir con los lectores y no os hayamos preguntado, ¡este es el momento!

¡Sigamos leyendo, y mucho!

 

De nuevo, muchas gracias por todo.

Suscríbete

Apúntate a la lista de correo y recibe todas las novedades de Pekeleke cómodamente en tu mail cada mañana. ¡No te pierdas ni una reseña!

Te has inscrito correctamente

Pin It on Pinterest