Camuñas (portada)

Título: Camuñas
Publicación: 2012
Autor: Margarita del Mazo & Charlotte Pardi
Editorial: OQO Editora
Formato: Tapa dura, 40 páginas
ISBN: 978-8498714203

Ver en Amazon.es

Camuñas, de Margarita del Mazo & Charlotte Pardi

Camuñas, de Margarita del Mazo & Charlotte Pardi es un genial álbum ilustrado de OQO Editora, publicado en 2012 y todo un éxito desde entonces. Uno de esos libros que han crecido por el boca a boca entre padres y uno de los más recomendados en nuestra página de Facebook por los lectores durante todo 2016.

Como bien sabéis, en casa somos muy fans de los libros de monstruos, sobre todo si son monstruos atípicos, como es el caso de Camuñas.

Aunque en mi generación creo que crecimos más con la amenaza del Hombre del Saco, ese que se llevaba a los niños sin contemplaciones, seguro que todos hemos oido hablar del Tío Camuñas. La figura original del Tío Camuñas (o Francisquete) corresponde a un famoso guerrillero en la Guerra de la Independencia Española, que apenas con un puñado de hombres plantó cara fieramente contra los franceses, naciendo así la famosa frase “¡Que viene el tío Camuñas!”. El personaje quedó incorporado tras su muerte dentro de la cultura popular de varios lugares de España, especialmente Castilla y Extremadura, como un personaje fiero y desaliñado, que asustaba a los niños.

Pues bien, Margarita del Mazo y Charlotte Pardi retoman aquí este personaje de la cultura popular, dotándole de un aspecto realmente horripilante pero que, ya veremos, no es capaz de asustar a su víctima, una niña con una gran inteligencia emocional capaz de darle la vuelta a la tortilla.

Había una vez un brujo

que vivía en una casucha vieja

que estaba al otro lado del bosque

que había al otro lado de la montaña

que se alzaba al otro lado del río

que corría al otro lado del pueblo.

Se llamaba Camuñas, 

porque nunca se cortaba las uñas

y las tenía afiladas como cuchillos.

Camuñas (1)

Camuñas era un brujo normal y corriente, que hacía las típicas cosas de brujos.

En las noches de luna llena

salía de casa corriendo, 

atravesaba el bosque,

subía la montaña,

bajaba la montaña

y, de un brinco, cruzaba el río 

para llegar al pueblo.

Iba a cazar niños 

para su despensa,

y le gustaban todos:

gordos y flacos,

altos y bajos,

rubios, morenos y pelirrojos…

Camuñas (2)

Una de esas noches ve a Blanca por la ventana. La niña está mirando la luna. Esa será su próxima presa.

Pero cuando alcanza su cama ¡zas, se tira un pedo! Y, claro, la niña se despierta.

La niña se despertó, se frotó los ojos

y, sonriendo, exclamó:

– ¡Vaya, el Brujo Pirujo!

– No soy Pirujo. Soy Camuñas,

¡el que nunca se corta las uñas!

– respondió el brujo, indignado.

– No me tomes el pelo. ¡Eres Pirujo!

– Que no. ¡Soy Camuñas!

– ¡No sabes lo que dices!

Anda, mírate las narices.

– ¿Qué le pasa a mi nariz?

– Que es grande como una berenjena. 

¡La nariz del Brujo Pirujo!

Camuñas (3)

Camuñas no puede creerse que la niña no le tenga miedo y que encima dude de su identidad.

Pero la niña insiste. Es más, le hace reflexionar sobre su nariz (grande como una berenjena), sobre sus dientes (pocos y podridos), sobre sus ojos (saltones y rojos), sobre su pelo (cuatro pelos, los pelos del Brujo Pirujo)…

Camuñas trata de reponerse. Bueno, ¡da igual! ¡yo venía a comerte! dice.

Pero Blanca le para en seco: No puedes comer niños. Te saldrán granos hasta en el ombligo. Eres el Brujo Pirujo, no seas pesado ¡y vete a dormir!

Comprobando que es cierto, nuestro Camuñas, ya cada vez más convencido de que es un petardo de brujo que no recuerda ni su nombre, sale corriendo a su casa. Y al llegar allí, va derecho al desván. Necesita salir de dudas mirándose al espejo.

Entonces vio su nariz,

grande como una berenjena; 

sus dientes rotos… ¡y podridos!;

sus ojos saltones y rojos;

y sus cuatro pelos en la cabeza.

– ¡Vaya! ¡Soy Pirujo!

Cría que era Camuñeas.

Puedes tendré que cortar las uñas…

– dijo con resignación.

Camuñas (5)

El final del cuento os lo dejamos a vosotros, porque un libro tan genial bien merece que guardemos el desenlace para que lo descubráis vosotros. Sin duda sabréis apreciar la ternura  de Blanca, su mano izquierda, en definitiva, su inteligencia emocional, para cuidar y aconsejar a este brujo, que, después de todo, Camuñas o no, no era tan fiero.

Pensamos que es una lectura que admite muchos niveles. Desde el más superficial, que es la historia emocionante de un monstruo que teóricamente va a comerse a una niña, hasta una más profunda que harán los niños más mayores, que nos hace reflexionar sobre el auto-engaño, sobre negar la evidencia hasta el punto de no reconocernos y, sin duda, nos hace valorar la valentía, astucia y saber hacer de Blanca, una niña absolutamente adorable.

Camuñas es una lectura muy divertida, que nos hace reflexionar sobre temas muy profundos sin alejarnos por ello del humor y la diversión, dos características que hacen de este álbum ilustrado uno de los más interesantes que hemos leído en los últimos años.

Además del inteligente texto de Margarita del Mazo, que ha dotado a los personajes de unos diálogos geniales, merece especial mención su ilustradora, Charlotte Pardi, que ha conseguido que Camuñas sea terrorífico y tierno al mismo tiempo, increíblemente expresivo a lo largo de todo el libro. Ilustraciones, además, llenas de detalle, que bien merecen una segunda, tercera, cuarta e infinitas lecturas para terminar de apreciar todos los detalles. Al igual que el relato, que va ganando en profundidad conforme lo releemos, ya que es mucho el jugo que podemos sacar de él.

En definitiva, Camuñas es un libro infantil absolutamente recomendable desde los 4-5 años en adelante. Si buscáis un imprescindible para vuestra biblioteca, aquí tenéis uno de ellos.

Podéis encontrar Camuñas, de Margarita del Mazo & Charlotte Pardi en Amazon.es:

Ver en Amazon.es

Suscríbete

Apúntate a nuestra lista de correo y recibe cómodamente en tu mail las novedades de Pekeleke. ¡No te pierdas ni una reseña!

Te has inscrito correctamente