El día que los crayones renunciaron (portada)

Título: El Día que los Crayones Renunciaron
Publicación:
Autor:
Editorial: Fondo de Cultura Económica de México
Formato: Tapa dura, 40 páginas
ISBN: 978-6071618122

Ver en Amazon.es

El Día que los Crayones Renunciaron, de Drew Daywalt y Oliver Jeffers

El Día que los Crayones Renunciaron es un álbum ilustrado simplemente genial, un auténtico imprescindible de la literatura infantil. Un libro infantil tremendamente original y sorprendente, divertido, lleno de humor, ironía y sutileza, una lectura que resulta fresca y tierna al mismo tiempo.

Un día en la escuela, cuando Duncan iba a sacar sus crayones, encontró un montón de cartas con su nombre.

¿Os imagináis? Sus ceras no quieren trabajar más porque como vemos en la contraportada “no son felices”.

Así, Duncan irá leyendo las doce cartas que sus crayones le han escrito. Cada una de ellas está escrita a mano por el crayón que la firma, en su mismo color, explicando los motivos por los que está realmente harta de la situación.

Os mostramos dos de las cartas que más nos gustan:

Hola, Duncan:

ODIO que me usen para dibujar el contorno de las cosas… cosas que por dentro son de otros colores, ¡que se creen más brillantes que yo! NO ES JUSTO que me uses para hacer el contorno de una bonita pelota de playa y que después la rellenes con los colores de TODOS LOS DEMÁS CRAYONES. ¿Por qué no pintar una pelota de playa NEGRA alguna vez? ¿Es mucho pedir?

Tu amigo, Crayón Negro.

El día que los crayones renunciaron (interior)

Querido Duncan:

Es genial haber sido tu color FAVORITO durante este años. Y el anterior. ¡Y también el anterior a ÉSE! He disfrutado en serio de todos los OCÉANOS, LAGOS, RÍOS, costas de lluvia y cielos DESPEJADOS. La MALA NOTICIA es que ya estoy tan corto y rechoncho que ni siquiera alcanzo a ver por el borde de la CAJA DE CRAYONES. ¡Necesito un DESCANSO!

Tu amigo rechoncho, Crayón Azul.

El día que los crayones renunciaron (interior_1)

La verdad es que el pobre Duncan lo único que quería era colorear con sus pinturas. Pero por supuesto también quería que sus crayones fueran felices. ¿Cómo creéis que logrará contentar a sus crayones y desbloquear la huelga? No os podéis perder el espectacular final de El Día que los Crayones Renunciaron porque es, simplemente, perfecto.

Este genial libro infantil fue publicado originalmente en inglés en 2013 y aún hoy sigue siendo un auténtico súper ventas y uno de los álbumes infantiles más reconocidos internacionalmente, por ejemplo por el New York Times. Escrito por Drey Daywalt, la lectura de este libro epistolar resulta increíblemente fresca, divertida y sorprendente. Ni qué decir tiene que las ilustraciones de nuestro admirado Oliver Jeffers acompañan a la perfección el texto tanto con las cartas manuscritas como con los dibujos llenos de detalles que hace Duncan con sus crayones.

Nos parece una lectura perfecta desde unos 5-6 añitos. Además, el texto manuscrito es muy atrayente, un estupendo reto, para los pequeños lectores de la casa, que probarán sus habilidades con las cartas de cada uno de los crayones. Quizá se podría leer antes de esa edad pero por nuestra experiencia los niños más pequeños no son capaces de entender qué problema tienen los crayones ni por qué hay tantas cartas ni captar las ironías del texto.

El Día que los Crayones Renunciaron favorece que hablemos de creatividad con nuestros hijos y también sobre sus propios gustos, incluso podemos abordar un tema realmente interesante: los convencionalismos. ¿De qué color hay que pintar el sol? ¿Existen colores “para niñas”? ¿Quién decide qué es artístico y qué no lo es?

Podéis encontrar El Día que los Crayones Renunciaron, de Drew Daywalt y Oliver Jeffers en Amazon.es:

Ver en Amazon.es

Suscríbete

Apúntate a nuestra lista de correo y recibe cómodamente en tu mail las novedades de Pekeleke. ¡No te pierdas ni una reseña!

Te has inscrito correctamente