Historia de un calcetín desparejado (portada)

Título: Historia de un Calcetín Desparejado
Publicación:
Autor:
Editorial: Ediciones La Fragatina
Formato: Tapa dura, 32 páginas
ISBN: 978-8416566068

Ver en Amazon.es

Historia de un Calcetín Desparejado, de Rafael Nieto y Miguel Cerro

Historia de un Calcetín Desparejado, de Rafael Nieto y Miguel Cerro es un precioso álbum ilustrado cuyo protagonista es un calcetín abandonado por su compañero.

Sólo en el cajón, el calcetín deportivo clásico leía por decimotercera vez la nota que le había dejado su compañero.

Como el número trece trae mala suerte, la leyó otra vez. Pero le ocurrió lo mismo que la primera, aunque era un calcetín de algodón cien por cien transpirable, se quedó sin aire. La nota decía así:

Estoy harto de los partidos de pádel de los martes y los jueves. Me voy para vestir el pie del Pirata Malapata. 

Te llevaría conmigo pero el señor Malapata sólo necesita un calcetín porque tiene una pata de palo y ya lleva un taco para no rayar el suelo del barco.

Adiós. Bye, bye, bambino.

Historia de un calcetín desparejado (interior_1)

Aquello parecía el peor tipo de abandono de todos. No es que su compañero se hubiera quedado atascado en el tambor de la lavadora, o que hubiera quedado olvidado debajo de una cama. Su compañero le había dejado, aprovechando un viaje por el Caribe tropical.

El calcetín comprendió que su sueño le había reemplazado por aquellos otros calcetines. Ya nunca volvería a jugar al pádel, salvo que a su dueño le diera por jugar a la pata coja, cosa poco probable porque era un señor muy serio. Incluso tenía bigote.

Pero aún guardaba un hilo de esperanza de que su dueño se afeitara e inventara esa nueva modalidad de pádel.

Historia de un calcetín desparejado (interior_2)

Cuando ya había perdido toda esperanza, e incluso otros calcetines comentaban ya que estaba acabado, un buen día todo cambió: unas manos pequeñas sacaron todos los calcetines y los lanzaron por la habitación, hasta que él fue a parar a lo alto de la lámpara de araña, como si fuera un mosquito.

Historia de un calcetín desparejado (interior_3)

Cuando el señor del bigote fue a cogerle de la lámpara, pensó que era el final.

Seguro que me lleva al cubo de la basura, pensó.

Pero no. De pronto sintió algo, y no era un pie de talla 42 (43 si es verano). Era una mano.

Aquello no había sido su final, sino el principio de todo.

Historia de un calcetín desparejado (interior_4)

El principio de miles de aventuras como títere junto a sus nuevos amigos y envuelto en aplausos de unas manos pequeñas.

Normalmente no os mostramos el final de los libros, pero es taaaaaaaaan bonito el final de Historia de un Calcetín Desparejado que no hemos podido resistirnos a enseñároslo. ¡Nosotros hemos sentido tanta emoción que hasta se nos han asomado unas lagrimitas!

Una historia realmente preciosa, muy tierna, escrita con mucho humor y mucho ritmo por lo que la lectura resulta ágil y muy divertida a pesar de tener quizá un poquito más de texto que otros álbumes ilustrados que solemos leer.

Para los niños resulta muy emocionante averiguar qué será ahora del pobre calcetín que se ha quedado sin compañero y para los mayores la historia resulta agridulce, pues al fantástico humor del libro se suma el toque de tristeza y compartida preocupación con el calcetín, al que todo parece indicar que le espera un mal futuro.

Historia de un Calcetín Desparejado es una historia llena de fantasía pero, al mismo tiempo, muy realista, pues nos hacer pensar cómo nos sentimos si perdemos aquello que nos complementa, que nos da sentido, y cómo nos espera un destino incierto si no conseguimos reconducir nuestra vida y enfocarla hacia otro camino.

Gracias a su ironía y los continuos guiños a los adultos (como explicar que el calcetín es de algodón cien por cien transpirable), encantará también a los papás, abuelos, tíos o maestros que lo lean a sus peques. Salvando las distancias, nos ha parecido el estilo de la narración de Historia de un Calcetín Desparejado guarda un cierto parecido con Oliver Jeffers, un autor que ya sabéis que nos encanta.

Por nuestra parte, un gran aplauso al autor de Historia de un Calcetín Desparejado, Rafael Nieto, gracias al cual ya no volveremos a mirar con los mismos ojos a todos esos calcetines desparejados que pueblan nuestros cajones. Fantásticas también las ilustraciones de Miguel Cerro, a quien ya conocemos de Después de la Lluvia.

Podéis encontrar Historia de un Calcetín Desparejado, de Rafael Nieto y Miguel Cerro en Amazon.es:

Ver en Amazon.es

[et_bloom_inline optin_id=optin_3]