Dejar el pañal

Cuentos para dejar el pañal: más de 10 libros muy útiles

Cuentos para dejar el pañal: más de 10 libros muy útiles

Te traigo una recopilación de cuentos para dejar el pañal.

La retirada del pañal puede llegar a ser un momento complicado para muchas familias ya que normalmente es un proceso largo. No es un hito que se consiga en un día sino que es fruto de un largo periodo de aprendizaje y múltiples escapes.

El control de esfínteres es, sobre todo, una cuestión de maduración de cada niño. Como tantos otros hitos, el momento en el que tu hijo lo consiga será muy variable; si tienes varios hijos seguro que lo has experimentado.

Tienes que tener claro que el control de esfínteres es maduración y acompañamiento, no es un entrenamiento. El proceso que tiene que hacer tu hijo o hija es grande: tendrá que madurar en el plano neurológico, físico, afectivo, emocional y motriz. ¡Es una gran proeza!

Por tanto, tenemos que tener claro que esta habilidad no se puede entrenar.

El pañal no se quita, el pañal se deja cuando el niño ya no lo necesita.

Tampoco es correcto pensar que el primer verano en el que el niño tenga dos años hay que sacarle el pañal porque sí. Algunos estarán preparados, otros muchos no. De hecho, un porcentaje muy alto no estarán maduros hasta cerca de los tres años.

Ahora bien, aunque la maduración de esfínteres es un proceso eminentemente físico hay también un proceso afectivo y emocional. Aquí es donde podemos echar una mano a nuestros hijos mostrándoles que todos vamos al baño, la libertad que da no usar pañal, lo estupendo que es adquirir esa independencia y cómo pueden conseguirlo. Además de brindarles todo nuestro apoyo y afecto, podemos acompañarles para que entiendan dónde tienen que hacer pis y caca, cuándo tienen que avisar, cuánto tiempo van a tardar desde que sientan las ganas hasta que lleguen al baño sin hacérselo encima, cuántas veces hay que ir al baño en el día o cómo limpiarse.

Es en este aspecto en el que los cuentos para dejar el pañal nos pueden ayudar muchísimo ya que sirven de ejemplo, de estímulo y de normalización.