El Emocionómetro del Inspector Drilo (portada)

Título: El Emocionómetro del Inspector Drilo
Publicación: Octubre 2016
Autor: Susanna Isern y Mónica Carretero
Editorial: NubeOcho
Formato: Tapa dura, 100 páginas
ISBN: 978-8494444692

Ver en Amazon.es

El Emocionómetro del Inspector Drilo, de Susanna Isern y Mónica Carretero

El Emocionómetro del Inspector Drilo, de Susanna Isern y Mónica Carretero es, sin duda, uno de los libros infantiles más destacados de los últimos meses. Un éxito rotundo de dos autoras excelentes que nos brindan un manual de emociones nada árido sino todo lo contrario: entretenido, con chispa, unas ilustraciones maravillosas, un hilo argumental que hace al lector partícipe de la historia y lleno de recursos para las familias y educadores.

De hecho, uno de los puntos fuentes de El Emocionómetro del Inspector Drilo es que un libro exhaustivo pero con una historia, un argumento, que engancha al pequeño lector y permite acercarse a diferentes niveles de profundidad en función de la madurez del niño.

 

Objetivo del libro

Susanna Isern, además de una escritora muy sensible, muchos de cuyos libros infantiles ya hemos reseñado y alabado en Pekeleke, es madre y psicóloga y profesora en la universal. Decidió emprender este proyecto porque cuando en su consulta trataba las emociones con los niños, los libros que utilizaba se le quedaban cortos, no le permitían llegar a donde ella deseaba. Su idea era crear un manual que les permitiera identificar sus emociones, medir su intensidad y aprender a regularlas por medio de un manual que fuera útil pero también muy divertido para los niños.

Como veis en el índice de El Emocionómetro del Inspector Drilo, este libro de 100 páginas es realmente una obra muy completa: analiza las diez emociones básicas, presenta varios casos en los que el Inspector Drilo identificara la emoción y su intensidad y a continuación ofrece recetas para regular estas emociones.

El Emocionómetro del Inspector Drilo (índice)

 

¿Quién es Drilo y cómo se convierte en Inspector de Emociones?

En las primeras páginas del libro encontramos la explicación de qué son las emociones y por qué forman una parte muy importante de nuestra vida: nos ayudan a resolver situaciones, motivarnos para afrontar situaciones nuevas o para pedir ayuda. En definitiva, las emociones nos ayudan a relacionarnos con el mundo y con nosotros mismos.

Así, conoceremos a Drilo, un pequeño cocodrilo que lloraba a todas horas. Por la mañana, a mediodía, por la tarde, también de noche. Estando solo, acompañado, despierto o soñando. Su familia y sus amigos se preguntaban por qué lloraba pero ¡él no lo sabía!

Visitó a una tortuga que le dijo que los cocodrilos nunca lloraban de verdad ¡Lágrimas de cocodrilo le dijo! Pero él no se quedó satisfecho con aquella respuesta así que comenzó a investigar y a observar a los habitantes de Forestville. Con el paso de los años se convirtió en el Inspector Drilo, un famoso detective especialista en emociones. Y cuando las familias de Forestville no sabían lo que les pasaba, le llamaban para que investigara.

 

¿Qué son los EMIS?

Una parte que ha encantado a nuestros hijos es entender exactamente como funciona una emoción.

En la página que os mostramos se explica muy claramente.

El Emocionómetro del Inspector Drilo (definición emoción)

Primero tenemos una SITUACIÓN, que nosotros INTERPRETAMOS conforme a nuestras ideas, sensaciones, pensamientos… Con esa interpretación SENTIMOS UNA EMOCIÓN, que es la que nos produce que tengamos una determinada conducta. De una forma muy gráfica los niños entienden cuál es el proceso desencadena determinados sentimientos que hasta el momento, quizá, parecieran mucho más incontrolables.

LOS EMIS son los encargados de conducir a los niños en el viaje emocional que supone El Emocionómetro del Inspector Drilo. 

LOS EMIS representan las diez emociones básicas: alegría, enfado, miedo, tristeza, celos, vergüenza, envidia, sorpresa, asco y amor.

El Emocionómetro del Inspector Drilo (los EMIS)
 

¿Cómo se presentan los casos del Inspector Drilo?

Cada caso del Inspector Drilo está dirigido a que entendamos una de estas emociones y en qué intensidad se presenta.

En la página de la izquierda vamos a leer los hechos del caso. En la página de la derecha veremos el esquema que tomó en su cuaderno el Inspector Drilo.

Mediante la observación y el análisis, Drilo y el lector van a averiguar qué ha pasado entre la situación y la conducta para que la historia haya sucedido tal y como se cuenta.

 

El fantástico maletín del Inspector Drilo

Para poder evaluar convenientemente cada caso, el Inspector Drilo cuenta con un maletín de investigación muy bien equipado.

El Emocionómetro del Inspector Drilo (maletín)

Pero la pieza estrella del mismo es, sin duda, el EMOCIONÓMETRO. Se trata de un artilugio imprescindible para la difícil misión de identificar y medir las emociones.

 

El Emocionómetro

Inspector Drilo con su emocionómetro

Aunque no es imprescindible, y al final del libro el emocionómetro está impreso de forma que podemos utilizarlo colocando, por ejemplo, un botón o un garbanzo encima de la rueda, lo ideal es que nos lo fabriquemos antes de empezar la lectura. Es una manualidad muy sencilla y motivadora, que hemos explicado en el post que publicamos ayer: ¡construye el emocionómetro del Inspector Drilo!

Emocionómetro manualidad Pekeleke

Las intensidades se pueden medir en cuatro niveles:

  • Intensidad cero: Estado neutro en el que no predomina ninguna emoción.
  • Intensidad 1: Una emoción suave.
  • Intensidad 2: Una emoción media, ni mucho ni poco.
  • Intensidad 3: Una emoción muy intensa.

Una vez que lo tengamos fabricado podremos utilizarlo a lo largo del libro, conforme resolvemos los casos. Nos bastará con girar la rueda para poder señalar la emoción implicada en el caso y su intensidad. ¡Puro juego!

 

Las emociones, una a una

A lo largo del libro vamos a ir explorando cada una de las emociones, empezando por la ALEGRÍA.

El Emocionómetro del Inspector Drilo (emoción alegría)

¿Qué es la alegría? Es una sensación muy agradable que suele aparecer cuando nos sucede algo bueno. Nos invade el buen humor, sonreímos, reímos y tener ganas de hacer muchas cosas.

Así, llegamos al primer caso, el Caso 1: “La sonrisa de Ani Ardi” en el que descubriremos que su protagonista sentía alegría en una intensidad 2, es decir, en un grado medio.

El Emocionómetro del Inspector Drilo (caso 1 alegría)

El libro continúa caso a caso con cada uno de los EMIS, en diferentes intensidades.

 

Recetas para regular las emociones

Una vez que conocemos mejor las emociones, es el momento de poner en práctica unas RECETAS para poder regularlas cuando sintamos que nos desbordan. Se trata de que el niño aprenda que es normal sentir pero que podemos controlar esa sensación de tsunami que todos sentimos a veces y que ese control nos hará sentir un mayor bienestar.

En la siguiente imagen os mostramos, a modo de ejemplo, la receta que se propone para calmar el enfado.

El Emocionómetro del Inspector Drilo (receta para el enfado)

 

Recursos educativos

Como véis, el libro ya es en si mismo un manual magnífico y una lectura amena y divertida por si mismo. Pero además de su evidente utilidad, en la web de El Emocionómetro del Inspector Drilo nos brindan recursos educativos gratuitos para complementar la lectura. 

Así, se facilita material e instrucciones para que construyamos nuestro propio Emocionómetro y nos permiten descargar un juego de cartas para jugar a Drilo, Detective de Emociones.

 

¿Para quién es El Emocionómetro del Inspector Drilo?

Uno de los problemas de otros libros de emociones que hemos tenido hasta el momento es que eran bastante enciclopédicos. Así nos pasaba tanto con Emocionario como con Laberinto del Alma. Dos muy buenos libros sobre emociones, pero que no se prestaban a una lectura narrativa ni eran idóneos para niños menores de 8-9 años por ser bastante densos.

Como sabéis, nuestros peques tienen 4 y 7 años. Desde que tenemos El Emocionómetro del Inspector Drilo en casa hemos adoptado la terminología del libro y hablamos con soltura no sólo de los EMIS sino de la intensidad en que los sentimos.

Tanto el Mayor como el Peque han entendido muy bien esta estructura que os comentábamos antes: hay una situación, interpretación la situación, entonces sentimos y en consecuencia actuamos. En nuestro caso, El Emocionómetro del Inspector Drilo está siendo una herramienta útil para identificar lo que sentimos y poder ordenar el caos que a veces se produce en sus mentes. Ahora mismo estamos trabajando las recetas, que además nos han venido en un momento muy oportuno ya que ambos están en una fase en la que les encanta compartir tiempo en familia cocinando así que pensar que las recetas se puedan aplicar a las emociones desde el primer momento ha sido un concepto que les ha llegado.

Como es característico de Susanna Isern, el texto es sencillo pero muy acertado. No se extiende en explicaciones farragosas que los niños no necesitan y va a lo esencial, manteniendo esa gran sensibilidad que la caracteriza.

Especial aplauso nos merece también el gran trabajo de la ilustradora Mónica Carretero. El libro rebosa optimismo, vital y emoción, nunca mejor dicho. Los EMIS, Drilo, los paisajes, todo son postales que con gusto enmarcaríamos en casa. De hecho, hace unos días comentábamos los papás que creemos que se podría hacer una serie de televisión en base a este libro y estos dibujos, que nos parecen absolutamente maravillosos.

En definitiva, El Emocionómetro del Inspector Drilo es un libro que se puede leer en familia desde unos 4-5 añitos, comentándolo, leyéndolo despacio, y de forma autónoma desde unos 7-8. Un libro de consulta, de referencia, pero también un libro de aventuras, de misterio, un súper libro de detectives, que seguro que va a gustar a los niños que ya leen con cierta soltura. 

 

Podéis encontrar El Emocionómetro del Inspector Drilo, de Susanna Isern y Mónica Carretero en Amazon.es:

Ver en Amazon.es

Suscríbete

Apúntate a nuestra lista de correo y recibe cómodamente en tu mail las novedades de Pekeleke. ¡No te pierdas ni una reseña!

Te has inscrito correctamente